Portada

Envíos Masivos

Acciones

Qué Hacemos

Problemas

Apóyamos

Por Escrito

Novedades


Suscríbete con tu e-mail y recibe toda la información:
Por Escrito:
Textos más elavorados de personas identificadas con la lucha por El Confital y enlaces a contenido relacionado.


A la sombra de las Cuevas de los Canarios

Desde el poblado de “Las Cuevas de los Canarios”, como desde buena parte de La Isleta, se ve en los días claros la mitad norte de Gran Canaria.


Se ven con claridad las laderas, los riscos, las montañas, con ese dorado de los días de sol en nuestra tierra, y hace de El Confital un lugar ideal para repasar cosas, incluso para pensar sobre esas cosas y sus por qués.


Y recordar, entre otras cosas; que pronto oí, leí eso de que las personas son lo que hacen y no lo que dicen que son.


En casi todas las escuelas de pensamiento se transmite ese principio; Para analizar las dinámicas de desarrollo de las acciones humanas, todas las escuelas recuerdan que hay que mirar a lo que se hace y no a lo que se dice. Igualmente muchas de esas escuelas enseñan como aparentar que se hace lo contrario de lo que se dice, de forma que se pueda actuar de una forma mientras los que miran crean que se está haciendo otra. Y así tener el poder de modificar la realidad sin que grupos de intereses contrarios interfieran.


Como si el canelo dorado de nuestras laderas, riscos y montañas en un día soleado, no fuera producido por el reflejo del sol en nuestra tierra, sino el efecto de cartones y luces artificiales bien combinados, tras los cuales ya esté todo hormigonado con calificación de obra desmontable y respetuosa con el medio, obra de arte de la modernidad, sin que de verdad quede tierra para disfrutar.


Pues cartones con luces artificiales bien combinados es lo que parece la dinámica que ha escrito la historia del nacionalismo canario en los últimos 30 años, cuando uno observa, repasa y piensa en las cosas descubiertas en la defensa de los valores culturales, históricos y naturales de El Confital.


¿Qué define a una persona?


1. Que se diga nacionalista, independentista, y esté afiliado a una organización nacionalista, e incluso dé dinero para esa organización y sus campañas.


2. O que sepamos con pruebas que coge sobres dados por el aparato del estado colonialista; Sobres sacados de desviación de fondos públicos; Sobres para que saltándose “las garantías” democráticas y de derecho de ese estado, se atente contra la cultura viva de los canarios; Atente contra el territorio, las riquezas naturales de Canarias; Que atente por lo tanto contra la Nación Canaria.



Sobres que vulneran los principios de la declaración 1514 de las Naciones Unidas sobre el colonialismo. En concreto, un sobre que actúa sobre el territorio (El Confital de Las Palmas de Gran Canaria); destrozando el mismo, aniquilando la cultura y el patrimonio histórico que hay en el mismo (acampadas, asaderos, restos del yacimiento del poblado “cuevas de los canarios”); destruyendo el tejido social canario (parte de cuya vertebración se construye, articula, socializa como para todo pueblo, en las formas de convivir las celebraciones colectivas, entre las que destacan sin ninguna duda, los asaderos y acampadas en las costas, tal como se recoge en nuestra oralidad nacional –la historiografía oral, viva– y en la historiografía escrita por parte de los múltiples visitantes, en donde queda reflejado incluso que buena parte de nuestro Beñesmen se realizaba tal como se siguen practicando dichas practicas culturales). Todo aderezado con la violencia de cuerpos armados.



Y el silencio de la mayoría de grupos que se dicen nacionalistas.


Desde los papeles de El Confital, conseguidos a cuenta gota en la batalla legal, como en los días clareados se puede rastrear la conexión; El sobre que recibe un independentista (Antonio Suárez Linares), viene de manos de los comunistas españolistas (Carmelo Suárez Cabrera), que intermedia con el propio aparato colonial (José Fernández y Carmelo Padrón). Con ese sobre en el expediente 35-0309 de la Dirección General de Costas, destinado para dirigir la conservación y el mantenimiento, un independentista está ejecutando obras de tipo a, de urbanización de El Confital. Ahora me explico por qué las protestas de estos 30 años no fueron acompañadas de acciones efectivas contra el colonialismo por muchos abogados y arquitectos Independentistas – Socialistas que hubieran en la pancarta.


Si miro para atrás en esos 30 años, y repaso lo que pasó en Meloneras, en la Necrópolis de Maspalomas, en Amadores, etc. ¿Dónde estaban los compañeros abogados, arquitectos, que conocían las leyes, que podían hacer y firmar los informes, y podían personarse contra esas agresiones a la Nación Canaria en la vía legal, con el referente del Tribunal de la Haya y en el amparo de la tan propagada declaración 1514 de Naciones Unidas? ¿Vale que aparecieran en las pancartas, y dieran dinero para los carteles mientras no impulsaban, ni se prestaban a personarse contra las actuaciones del Estado colonial?


Si se modifica nuestro espacio y se ataca a nuestra cultura, ¿Qué diferencia hay entre que lo haga un español, un canario que se defina españolista, o un canario que se defina canarista (nacionalista, en este caso como en los últimos 30 años, de los independentistas - socialistas)?


¿Qué nos condiciona más; lo que se modifica en connivencia con el colonialismo o las declaraciones de principios?


Parece que va a tener razón ese periodista que varias veces ha publicado que a poco de llegar a Canarias, en el patio de su colegio, aprendió que todo estaba en saber repartir caramelos entre los más combativos (Pomares).


Se nos llena la boca con la declaración 1514, pero nunca nos ponemos en marcha. Al menos en El Confital se han dado todos los supuestos descritos en la misma; El Estado, para ocupar y usurpar un territorio, actúa para eliminar la cultura y el patrimonio histórico existentes en el territorio (coloniza). Y lo hace utilizando la violencia para expulsar a los nativos, y negándole a estos los derechos que tienen los ciudadanos del Estado. Saltándose todas las garantías legales que marca su propio marco jurídico (El derecho de reunión y manifestación; El derecho a disfrutar de las costumbres culturales; Los procedimientos de ordenación urbanística), y ¿dónde están los compañeros, abogados nacionalistas, más aún independentistas? Y ¿Dónde están los compañeros arquitectos?, realizando la obra ilegal.


Con los caramelos bien repartidos resulta que el colonialismo consigue que hayan, nacionalistas – independentistas que expresan su oposición a la “subcultura” canaria para disfrutar las costas, y abogan por “el mejor modelo de vivir dichas costas”, el urbanismo importado, impuesto por la metrópolis. O miran para otro lado cuando se agrede al pueblo canario.


Ondeando como una hoja más al son del tambor, viento que impulsa La Rama viva, en su baile mostrando cada 4 de agosto la Nación milenaria que somos, entre miles de hojas veo en las cosas descubiertas en El Confital el por qué esta Nación no tiene cuerpo político soberano. Y comprendo el por qué para la masa todos somos iguales, iguales a sueldo – caramelo que reparta el colonialismo.


Acunado en La Rama viva me pregunto cuantos compromisos falsos se repetirán en el próximo Beñesmen (Weñesmen, Weñesmed, o como los estudios lingüísticos perfilen), en este 15 de agosto de 2008 en que habrá que renovar el compromiso con la Madre Tierra - la Hija del Sol, Chaxiraxi. ¿Cuántos volverán a aparentar con palabras su voluntad de defender a la patria, mientras con sus acciones, y sus omisiones, la destrozan como pasa en El Confital?


Los que claramente no estamos en busca de los caramelos, seguimos intentando que El Confital, el territorio y la cultura, la parte de Nación que hay en el Confital, no sea destruido, y lo intentamos por todos los medios que tenemos, a pesar del boicot de esos arquitectos, abogados y sus entornos nacionalistas, independentistas – socialistas.


Y una esperanza, sacada de que las únicas colaboraciones de abogados, procuradores y técnicos recibidas son de gente joven, de militantes que no estaban hace 30 años, y es mi esperanza que no nos vuelvan a engañar, que no vuelvan a paralizarnos repartiendo caramelos. Que a los nacionalistas que cojan los caramelos se les descubra, marque y se les impida hacer la labor de zapa contra la Nación Canaria que llevan 30 años haciendo.


Esperanza que desde El Confital podamos seguir disfrutando de la cultura, del dorado luminoso real de Gran Canaria, e incluso del viaje milenario de la luz al atardecer tras la montaña sagrada, todas experiencias que aún podemos vivir en un Confital no colonizado, no urbanizado.